Quién te ha visto y quién te ve


Vamos con una chirigota del Morera, la última de las tres que escribió antes de retomar su segunda insursión en el cuarteto «Quién te ha visto y quién te ve», maridos con mujeres invisibles, un tipo sencillamente genial, al igual que el pasodoble de ese fantástico músico que es Juan Manuel Romero Bey.

Le toca el turno al segundo de los pasodobles que interpretaron en las preliminares:

Puede ser que Dios no exista
y si existe puede ser que ya no esté,
puede que haya dicho:
quillo, nen, ya me estoy montando
el kiosko en otra esquina.
Puede ser que no resista
toda la presión que llega a suponer
llevar tos los días pa alante este planeta,
seguro que ha conocido a alguna diosa
y con lo que tiran dos buenas carretas… divinas.
Y entonces se ha dicho, po mira
aquí queda poco que hacer.
Porque una retirada a tiempo
es como una victoria
y el mundo loco es como una noria
buscando su atardecer.
Que Dios ha roto su alianza eterna
de las buenas voluntades,
que ya no hay cielos,
que sólo hay mares.
Que Dios ha dicho; mira quillo, paso,
y que el hombre se la apañe.
Y en eso estamos por esta vida
y pa que sirva de ejemplo
para otras generaciones
mata a tu amigo, quema tu casa,
y haz libertad contruyendo prisiones.
Niégale al hambre el pan cada día.
Comprendo a Dios y que haya dicho adiós
y si yo fuera Dios también lo haría.