Presentación / Caleta / 1980

Presentación / Caleta / 1980

Caleta
1980
Antonio Martín García


Caleta, Caleta.
Mar y cielo,
una vieja playa,
rocas desgastadas
por tantas hazañas,
en el firmamento
hay cierto misterio,
un pueblo perdío
duerme en sus entrañas
y el rumor del aire,
desprende un lamento,
que desgarra el alma.
Es el embrujo sobrenatural
de esa diosa del mar
que se llama Caleta,
que adormecida en su soledad,
se va haciendo inmortal
sin que nadie lo sepa,
su viejo faro relevo del sol
que en la noche es timón
para los marineros.
Viva la suerte de poder gritar,
contemplando su mar
yo nací caletero.
Nace un nuevo día,
de nuevo amanece,
el mar se retira
y descubre certero
rocas que abastecen
su mar adivino,
buscando la vía van los caleteros,
mariscan y pescan
y otros se contentan
con mirar su cielo.
Es el embrujo sobrenatural
de esa diosa del mar
que se llama Caleta,
que adormecida en su soledad
se va haciendo inmortal
sin que nadie lo sepa,
su viejo faro relevo del sol
que en la noche es timón
para los marineros.
Viva la suerte de poder gritar
contemplando su mar
yo nací caletero.
Viva la suerte de poder gritar
contemplando su mar…
Caleta,
Caleta,
Caleta,
Caleta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *