Lunes, otra vez lunes / Los Santos / 2010

Sé que te dije / Un país llamado Cádiz / 2016

Un país llamado Cádiz
2016
Antonio Rivas Cabañas


Sé que te dije cuando eras pequeño:
«No pierdas tiempo,
no quiero verte
como un holgazán
tirado en una esquina.
Solo estudiando llegarás muy lejos,
tú no pares hasta que lo consigas
y si te tienes que ir de Cádiz
pues lárgate y vive tu vida.»
Aún te recuerdo las horas enteras metido en tu cuartos,
con esa luz que solo se apagaba ya de madrugada
y la emoción cuando con tu carrera te salió un trabajo
tenía que ser afuera pero eso no importaba.
No pensé que dolería cuando me dijeras,
que me quedo porque me hacen fijo
y muy pronto vas a ser abuela.
Y ahora tengo un nieto
que nunca he tocado,
ni lo llevo al parque, ni me lo he dormido
en brazos acurrucao, en brazos acurrucao.
Y ahora tengo un nieto por una pantalla
de un ordenador que cuando se me asoma
el corazón me estalla.
¿Por qué esta maldición?
Si yo no tengo más que hacer en la vida
si pa’ caricias y para darle besos
me sobran horas en el día.
¿Por qué razón
hay que elegir entre estas dos penitas?
Hay que tener un hijo aquí parao,
desesperao, desesperao, desesperao,
o tenerte tan lejos y perderme a mi nieto pa’ toda la vida

Lunes, otra vez lunes / Los Santos / 2010

Los Santos
2010
Jesús Bienvenido Saucedo


Lunes, otra vez lunes,
cinco de la madrugada
ya sonó el despertador
y el soldador se baja de la cama.
Lunes, otra vez lunes,
me voy pal’ Astilleros,
que razón tenía mi madre:
«Niño estudia que aún no es tarde
y vas a arrepentirte luego.»
Tomándome un café
mis 34 años miro en el espejo
pero me duelen los huesos
como si ya fuera un viejo,
como si ya fuera un viejo.
Y ahora me dice el gobierno de los infiernos
que hay que esperar dos añitos más para jubilarme,
si estoy con la soldadura
llenito de quemaduras,
dos años más es matarme.
Dos años más de mi vida,
que son míos, son míos,
de mis hijos, mi casa y mi familia.
Ya está bien de negociar
el tiempo de los demás
para arreglar torpes errores de gobierno.
Dos años, qué le importarán dos años
a un político cualquiera.
Vivo contando los días,
vivo contando los días
un lunes tras otros lunes
vivo esperando
y mientras espero
se va mi vida,
se va mi vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *