Los tenistas de Pinganillo de la Frontera


Ya teníamos subidos el primer y segundo premio de chirigotas locales de 1978,que fueron Los de la madre pelusa (Fletilla) y Los pornográficos (Juan Poce), pero nos quedaba el tercer premio y aqui lo tenemos, Los tenistas de Pinganillo de la Frontera del Chimenea.

La chirigota estaba dirigida por Manolito el cariñoso, que para quien no sepa quién es les dejo algunos apuntes y una pánina web para visitar:

Manuel González Aragón, ‘Manolito El Cariñoso’, como se le conoce en el Carnaval, afirma que fue el recordado Juan Villar ‘El Masa’ quien le planteó en un bache de la calle de La Palma la posibilidad de dirigir una comparsa con la que quería debutar un joven autor.

El director de ‘Los mayordomos’, nacido en la calle San Bernardo en 1931 y que había debutado en el Carnaval en 1952, formando parte de ‘Los nietos del Tío de la Tiza’, de Antonio Magariño, y que había pasado por agrupaciones de prestigio de Antonio Girón, Ramón Díaz ‘Fletilla’, Osorio, Paco Alba, Eduardo Delgado, Pedro Romero y Enrique Villegas, tenía ilusión por dirigir un grupo, se encontraba capacitado para hacerlo y por eso aprovechó la oportunidad. «Sobre todo cuando Antonio me cantó el pasodoble, no me creía que lo hubiera hecho él». (…)

Ahora, a sus casi 77 años, resalta que su hijo Manolo González Cózar , ‘El Peli’, el único varón de los seis hijos que ha tenido, mantiene la afición y toca la guitarra en la chirigota ‘El código la viñi’. También cita a su padre Manuel González García ‘El moro de la Caleta’, autor y cantante, que en 1969, junto a Paco Alba, Manuel Bravo, El Quini y Eduardo Delgado, recibió el Antifaz de Oro. (…)

Os dejamos un pasodoble

Cuando recuerdo la noche,
jeñora y jeñore,
de desturbios y protestas,
cuando je volcaron coche,
jeñora y jeñore,
y metieron gente presa.
Cuando la gente corria,
jeñora y jeñore,
y je repartieron palos.
Cuando en esta tierra mia,
jeñora y jeñore,
se puso el asunto malo.
De los balcones lanzaron
camas, mesas y sillas
y hasta lavadoras,
y barricás se formaron
como en la guerra de Troya,
se defendía el derecho
de tener un trabajo
con toitas las razones
y balas de gomas
en nuestro pecho
con la que las gaditanas
je hicieron tirabuzones.