Buenos días / Los muñecos de Cádiz / 2011

La pluma fuiste / Juana la Loca / 2011

Juana la Loca
2011
Constantino Tovar Verdejo


La pluma fuiste de la fiesta,
la pluma fuiste de la calle,
la pluma de la clase obrera,
la pluma de las libertades.
Siempre fuiste algo más,
siempre fuiste especial,
la pluma de los carnavales.
Fuiste sensible,
tanto o más que una mujer,
para escuchar los llantos
de una caracola,
y fuiste duro como un hombre
pa’ luchar por nuestras cosas.
Fuiste el puño que golpeó
a la autoridad,
y fuiste seda y almíbar,
pa’ cantarle a tu ciudad.
Fuiste el rosa,
y el azul de nuestras coplas,
sin tenerla que ocultar, ay, ay, ay, ay.
Sé le conoció un amante
uno de Santa María,
un gitano nazareno
que vio por Jabonería,
a maltraer le tenía.
Y en tus rimas confesaste
que una hembra era tu novia,
que tan sólo con tus versos
llegó a sentirse en la gloria,
entre mil años de historias, ay, ay, ay, ay, ay.
Siempre se habló con misterio,
de tu condición, de varón, de tu plante.
Siempre se habló con recelo,
y nunca entendiste que eso fuera importante.
Yo me quedé con tus letras,
con tu compromiso,
con tus ideales,
y con tu poesía que a Cádiz
la hizo tan grande.
Yo me quedé con Don Pedro Romero,
como lo parió,
como lo parió su madre.

Buenos días / Los muñecos de Cádiz / 2011

Los muñecos de Cádiz
2011
Fco. Javier y David Márquez Mateos
«Hnos. Carapapa»


Buenos días, aquí estoy de nuevo

pero hoy ya no vengo a arrastrarme,
por favor dígame qué le debo,
que he venido para liquidarle.
No se piense de que me ha tocao’
ni la primitiva ni el euromillón,
sigo siendo el mismo porejito’
que sigue parao’ los lunes al sol.
Ya me cansé de pedirle
y rogarle que estudiaran mi caso.
Y cuando lo intenté
me llevé de respuesta,
en la cara un portazo.
No me mandes más cartas,
ni amenazas de embargo,
meta los intereses,
súmele los recargos,
que si no le pagué
tiene que comprender
que no iba a robarlo.
Y antes de que pierda la cabeza
y haga una locura,
ya le he dao’ mil vueltas,
tome usted la carpeta,
ahí están los papeles
y las escrituras.
Ya le debo dinero
a mi padre, a mi suegro,
y hasta algún que otro amigo.
No puedo con la letra
y la puta hipoteca
está acabando conmigo.
No me diga lo mismo otra vez,
que no vale igual que cuando la compré,
y si ahora ha perdio’ valor,
eso es problema de usted
Yo bastante tengo con pensar
en una familia que hoy se verá
con los muebles en la calle.
No le voy a pagar puede hacer lo que quiera
métame usted en la cárcel,
el trastero, la plaza, aquí tiene la casa,
aquí tiene sus llaves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *